Declaración de ¡Justicia Climática Ahora! Sobre los resultados de la COP15


Declaración de ¡Justicia Climática Ahora! Sobre los resultados de la COP15
El llamado a “un cambio del sistema y no del clima” une al movimiento global

El corrupto “acuerdo” de Copenhague muestra la gran brecha existente entre las demandas de los pueblos y los intereses de las élites

La tan esperada Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático en Copenhague terminó con un acuerdo fraudulento, diseñado por los Estados Unidos y presentado ante la Conferencia en el último momento. El “acuerdo” no fue adoptado por la conferencia. En lugar de eso, la decisión fue “tomar nota” utilizando una nueva y absurda estrategia parlamentaria, diseñada para acomodar el resultado a los intereses de los Estados Unidos y permitir a Ban Ki-moon pronunciar la ridícula frase “Tenemos un trato”.

La Conferencia de la ONU no fue capaz de aportar soluciones a la crisis climática, ni siquiera un mínimo progreso hacia las mismas. Realmente, las negociaciones constituyeron una traición total a los países pobres y a los Estados islas, produciendo una situación vergonzosa para las Naciones Unidas y el gobierno Danés. En una Conferencia diseñada para limitar las emisiones de gases de efecto invernadero se habló muy poco de  la reducción emisiones. Los países ricos y desarrollados continuaron aplazando cualquier conversación sobre reducciones profundas y obligatorias y trasladaron la responsabilidad a los países menos desarrollados, sin mostrar la más mínima disposición a compensar por los daños que han causado.

La coalición ¡Climate Justice Now!, junto con otras redes, se reunieron aquí en Copenhague en torno al llamado por “Un Cambio del Sistema, No del Clima”. Por el contrario, la Conferencia sobre el Cambio Climático evidenció que las soluciones reales, en lugar de falsas soluciones basadas en el mercado, no serán adoptadas hasta que logremos superar el injusto sistema político y económico actual.

Las élites gubernamentales y corporativas reunidas en Copenhague no intentaron en absoluto satisfacer las expectativas del mundo. Las falsas soluciones y las corporaciones se apropiaron completamente del proceso de la ONU. A las élites mundiales les gustaría privatizar la atmósfera a través de mercados de carbón; dividir los bosques, praderas y sabanas que quedan en el mundo, violando los derechos de los indígenas y apropiarse de sus territorios; promover tecnologías de alto riesgo para reestructurar el clima; convertir los verdaderos bosques en plantaciones y mono-cultivos de árboles, los territorios agrícolas en sumideros de carbón; y terminar de acotar y privatizar lo que es común. Todas las propuestas discutidas en Copenhague estaban basadas en el deseo de generar mayores beneficios en lugar de reducir emisiones, e incluso las pequeñas cantidades de financiación prometidas, podrían utilizarse simplemente para financiar la transferencia de tecnologías riesgosas.

Las únicas conversaciones sobre soluciones reales en Copenhague tuvieron lugar entre los movimientos sociales. Climate Justice Now!, Climate Justice Action y
Klimaforum09 expresaron muchas ideas creativas e intentaron hacer llegar dichas ideas a la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático a través de la Declaración Popular del  Klimaforum09 y La Asamblea para Reclamar el Poder del Pueblo. Entre los gobiernos, los países ALBA, muchas naciones africanas y AOSIS frecuentemente se hicieron eco de los mensajes del Movimiento de Justicia Climática, hablando de la necesidad de pagar la deuda climática, crear fondos de mitigación y adaptación fuera de las instituciones neoliberales, como el Banco Mundial y el FMI, y evitar que el aumento de la temperatura global supere 1,5 grados.

La ONU y el gobierno Danés sirvieron a los intereses de los países ricos e industrializados, excluyendo nuestras voces y las voces de los menos poderosos en el mundo e intentaron silenciar nuestras demandas por soluciones reales. Sin embargo, nuestras voces fueron más fuertes y se unieron cada día más durante las dos semanas de la Conferencia. Mientras nuestras voces se fortalecían, los mecanismos implementados por la ONU y las autoridades danesas para reglamentar la participación de la sociedad civil eran menos operativos y democráticos y más represivos, cada vez más similares a los de la OMC y Davos.

La participación de los movimientos sociales fue limitada durante toda la conferencia y reducida de manera drástica en la segunda semana. Incluso, a varias organizaciones de la sociedad civil les quitaron sus credenciales para entrar a mediados  de la segunda semana. Mientras que las corporaciones seguían haciendo cabildeo dentro del Bella Center.

Fuera de la conferencia, la policía danesa mostró su cara represiva, restringiendo masivamente el derecho a la libre expresión y arrestando y golpeando a miles de personas, incluidos delegados de la sociedad civil a la Conferencia sobre el clima. Nuestro movimiento superó esta represión para alzar nuestras voces de protesta una y otra vez. Nuestras manifestaciones, organizadas conjuntamente con los sindicatos, organizaciones, movimientos sociales y ONGs danesas, movilizaron a más de 100.000 personas en Dinamarca para presionar por la justicia climática, mientras que los movimientos sociales en todo el mundo movilizaron a cientos de miles de personas más en manifestaciones locales por la justicia climática. A pesar de la represión del gobierno Danés y la exclusión por parte de la ONU, el movimiento por el cambio del sistema y no del clima es ahora más fuerte que cuando llegamos a Dinamarca.

Aunque Copenhague fue un desastre para las soluciones justas e igualitarias sobre el clima, ha sido un importante momento de inspiración en la batalla por la justicia climática. Los gobiernos de las élites no tienen soluciones que ofrecer, pero el movimiento por la justicia climática ha proporcionado una visión fuerte y alternativas claras. Copenhague será recordado como un acontecimiento histórico para los movimientos sociales globales. Será recordado, junto con Seattle y Cancún, como un momento crítico cuando las diversas agendas de muchos movimientos sociales se juntaron y fortalecieron, pidiendo con una sola voz el cambio del sistema, y no del clima.
La coalición ¡Climate Justice Now! invita a movimientos sociales en todo el mundo a movilizarse a favor de la justicia climática.

Avanzaremos en nuestra lucha no sólo en las negociaciones sobre el clima, sino también en las bases sociales y en las calles, para promocionar soluciones verdaderas que incluyen:

– dejar las energías fósiles debajo de la tierra e invertir en energías renovables eficientes y seguras, limpias y lideradas por la comunidad.
– reducir radicalmente el consumo excesivo, primero y sobre todo en el Norte, pero también en las elites del Sur.
– grandes transferencias financieras del Norte al Sur, basadas en reparaciones a las deudas climáticas y sujetas al control democrático. Los costos de adaptación y mitigación deben venir de la redirección de presupuestos militares, impuestos progresivos e innovadores, y la cancelación de deudas
– conservación de los recursos basada en los derechos de los Indígenas a sus territorios y en la promoción de la soberanía de los pueblos sobre la energía, los bosques, la tierra y el agua
– agricultura y pesca familiar sostenible y soberanía alimentaria
Estamos comprometidos en construir un movimiento diverso – a nivel local y global – para un mundo mejor.


¡Justicia Climática Ahora!

Copenhagen
19 December 2009
www.climatejusticenow.org

con la firmas des organizaciones y personas

Organisations

Afrika Kontact, Denmark

Aitec-IPAM, France

Alianza Mexicana por la Autodeterminación de los Pueblos-AMAP, Mexico

Alternatives International

Anti Debt Coalition (KAU), Indonesia

ARCI, Italy

Asamblea de Huehuetenango por la defensa de los recursos naturales, Guatemala

Asia Pacific Movement on Debt and Development/Jubilee South

Asia Pacific Research Network (APRN)

ATTAC Germany Working Group on Energy, Climate and Environment, Germany

Attac Malmö, Sweden

ATTAC, France

ATTAC, Germany

ATTAC, Japan

ATTAC, Switzerland

Balochistan Climate Change Alliance, Pakistan.

Belarusian Social Forum, Belarus

Camp for Climate Action, UK

Campaign Against Climate Change (CCC) Trade Union Group, UK

Canadians for Action on Climate Change, Canada

Carbon Trade Watch

Centre for Civil Society Environmental Justice Project, University of KwaZulu-Natal, Durban, South Africa

Centre for Environmental Justice, Sri Lanka

Centro de Estudios Internacionales (CEI), Nicaragua

Climat 37, France

Climat et justice sociale, Belgium

Climate-change-trade-union-network, UK

Committee for the Abolition of Third World Debt (CADTM)

Confederazione dei Comitati di Base (COBAS),  Italy

Consejo de los pueblos del occidente de Guatemala por la defensa del territorio, Guatemala

Convergencia de Movimientos de los Pueblos de las Américas (COMPA)

Corner House, UK

Corporate Europe Observatory

DICE Foundation, India

Down To Earth, Indonesia/UK

Energy and Climate Policy Institute (ECPI), Korea

Enhedslisten/the Red-Green Alliance, Denmark

Escuela de Pensamiento Ecologista, Guatemala

ESK Sindikatua, Basque Country

Euromarches/Marches européennes

Europe solidaire sans frontières (ESSF), France

Fair, Italy

Family Farm Defenders, USA

FelS-Klima AG (Für eine linke Strömung), Germany

FERN

FOCO Foro Ciudadano de Participación por la Justicia y los Derechos Humanos, Argentina

Focus on the Global South, Thailand, Philippines and India

Food First/Institute for Food and Development Policy, USA

Friends of the Earth International

Friends of the Earth Sydney Collective, Australia

Friends of the Earth, Flanders & Brussels, Belgium

Friends of the Earth, Sweden

Galiza Non Se Vende

gegenstromberlin, Germany

Global Alliance for Incinerator Alternatives (GAIA)

Global Exchange, USA

Global Forest Coalition and Friends of the Siberian Forests, Russia

Global Justice Ecology Project, USA

Greater Boston United for Justice with Peace (UJP), USA

Green Party, UK

Hacktivist News Service, hns-info.net

Hemispheric Social Alliance, the Americas

HOPE, Pakistan

Indian Social Action Forum (INSAF), India

Indonesia Fisherfolk Union/ Serikat Nelayan Imdonesia (SNI), Indonesia

Institute for Social Ecology, USA

Internationale Socialister, Denmark

Jubilee South – International

Jubilee South – Asia/Pacific Movement on Debt and Development (JSAPMDD)

Klimabevægelsen (Climate Movement), Denmark

KlimaX, Denmark

La Via Campesina

Labour, Health and Human Rights Development Centre, Nigeria

Les Amis de la Terre, France

Links Ecologisch Forum, Belgium

Linksjugend[‘solid], Germany

Living Seas, Denmark

Massachusetts Coalition for Healthy Communities, USA

Massachusetts Forest Watch, USA

Mémoire des luttes, France

Movement Generation: Justice and Ecology Project, USA

Movimiento Mexicano de Afectados por las Represas (MAPDER), Mexico

National Fishers Solidarity Movement, Sri Lanka

National Network for Immigrant and Refugee Rights (NNIRR), USA

Otros Mindos Chiapas, Mexico

Pacific Indigenous Peoples Environment Coalition

Peoples Movement on Climate Change (PMCC)

Plymouth Trades Union Council, UK

Polaris Institute, Canada

projecto270, Portugal

Red Mexicana de Acción frente al Libre Comercio (RMALC), Mexico

Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA), Mexico

REDES/Friends of the Earth, Uruguay

Renewable Energy Centre (REC), South Africa

Rising Tide North America

SmartMeme, USA

Socialist Workers Party, Britain

Steering Committee of Green Left, UK

Sustainable Energy & Economy Network, Institute for Policy Studies, USA

Texas Climate Emergency Campaign, USA

Thai Working Group for Climate Justice, Thailand

The Laboratory of Insurrectionary Imagination, UK

The Latin American Network against Monoculture Tree Plantations (RECOMA)/Red Latinoamericana contra los Monocultivos de Arboles (RECOMA)

The Respect Party, UK

Timberwatch Coalition, South Africa

Transform! Europe

Transnational Institute (TNI)

Union de Comunidades Indigenas de la Zona Norte del Istmo-UCIZONI, Mexico

United for Justice and Peace, Greater Boston, USA

Urgence Climat 13, France

Utopia, France

VOICE, Bangladesh

Walhi, Friends of the Earth, Indonesia

World Development Movement, UK

Zukunftskonvent, Germany

Individuals

Alex Callinicos, Professor of European Studies, Kings College London, UK

Bente Hessellund Andersen, Denmark

Beth Adams, Massachusetts, USA

Chris Baugh, Assistant General Secretary, Public and Commercial Services union, Britain

Clive Searle, National Secretary, The Respect Party, UK

Corinna Genschel, Committee of Basic Rights and Democracy, Germany

Dave Bleakney, national union representative, Canadian Union of Postal Workers, Canada

David Hallowes, Durban, South Africa

Dr Isabelle Fremeaux, Birkbeck College, UK

Elana Bulman, UK

Francine Mestrum, Global Social Justice, Belgium

Graham Petersen, National Environment Officer, University and College Union, UK

Inger V. Johansen, Enhedslisten/the Red-Green Alliance, Denmark

Jeroen Robbe, Young Friends of the Earth, Europe

Jessica Bell, People for Climate Justice, Canada

John Jordan, UK

Jonathan Neale, UK

Jurgen Kraus, coordination of the caravan from WTO to COP15

Kirsten Gamst-Nielsen, Denmark

Laura Grainger, Young Friends of the Earth

Marie-France Astegiani-Merrain, vice/Présidente d’ADEN, France

Matthew Firth, staff representative, environmental issues, Canadian Union of Public Employees.

MK Dorsey, Dartmouth University, USA

Nicola Bullard, Australia

Patrick Bond, University of KwaZulu Natal

Pete Sirois, Maine, USA

Professor Andrew Dobson, Keele University, UK

Rebecca Sommer, Representative of the NGO Society for Threatened Peoples International, in consultative status to the United Nations ECOSOC and in participatory status with the Council of Europe. Indigenous Peoples Department,  USA

Richard Greeman (socialist scholar)

Roger Leisner, Radio Free Maine, USA

Ruth Reitan, University of Miami, USA

Tony Staunton, UK

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.