Principios

Justicia Climática Ahora! es una red de organizaciones y movimientos de diversas partes del globo comprometidos a luchar por la justicia social, ecológica y de género.

Justicia Climática se basa en el entendimiento que, mientras que el cambio climático requiere acciones globales, la responsabilidad histórica de la gran mayoría de gases de efecto invernadero emitidos en los últimos 250 años recae sobre los países industrializados del Norte. La energía barata –en forma de petróleo, carbón y gas- ha sido el motor para su rápida industrialización y crecimiento económico.

Las comunidades del Sur así como las comunidades con ingresos bajos del Norte industrializado han llevado la carga tóxica de extraer combustibles fósiles, su transporte y producción. Ahora, estas comunidades están enfrentando los peores impactos del cambio climático –desde escasez de comida hasta inundaciones en isla-naciones enteras.

Durante las negociaciones climáticas globales, los enriquecidos países industrializados han ejercido una presión injustificable en los gobiernos del Sur para comprometerse a reducir emisiones. Al mismo tiempo, éstos se han negado a cumplir sus propias obligaciones legales y morales de cortar radicalmente sus emisiones y apoyar los esfuerzos de los países en desarrollo para reducir emisiones así como para adaptarse a los impactos del clima.

Justicia Climática Ahora! trabajará para exponer las falsas soluciones a la crisis climática promovidas por estos gobiernos junto con las instituciones financieras y corporaciones multinacionales –como la liberalización del comercio, privatización, mercado de carbono forestal, agrocombustibles y las compensaciones de carbono.

Nuestra futura lucha la abordaremos no sólo en las discusiones climáticas, pero también en el terreno y en las calles, para así promover verdaderas soluciones, que incluyen:

• dejar los combustibles fósiles bajo tierra y a cambio invertir en energía eficiente apropiada así como energía renovable segura, limpia y llevada por comunidades
• reducir radicalmente el consumo de derroche, primero y principalmente en el Norte, pero también en las élites del Sur
• realizar enormes transferencias financieras de Norte a Sur, basadas en el repago de la deuda climática y sujetas a un control democrático. Los costos de adaptación y mitigación deberían ser pagados redireccionando los presupuestos militares, creando impuestos innovativos y cancelando la deuda.
• reforzar los derechos de propiedad de las tierras Indígenas con un marco de conservación basado en derechos, así como promover la soberanía de las personas sobre su energía, bosques, tierras y agua.
• agricultura sostenible familiar y soberanía alimentaria de las personas

Estamos comprometidos a construir un movimiento diverso –local y global- por un mundo mejor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *